“Para mí, la fotografía es situar la cabeza, el corazón y los ojos en la misma línea visual. Es un estilo de vida”
Henry Cartier-Bresson

domingo, 23 de octubre de 2011

A la guitarra...

Qué paradigmática la entrada del blog de mi amiga Raquel sobre la guitarra. Ese instrumento tan nuestro, tan perenne, tan de casa, que siempre nos acompaña. Y es que una vez más los duendes o lo que Dios quiera que sea han vuelto a hacer de las suyas, con esas casualidades que muchas veces hacen erizar hasta el último pelo de la nuca. Me explico. Ayer, mientras daba la clase de los sábados a los más peques que han llamado a nuestras puertas, estuve pensando en lo que realmente significaba la transmisión que hacíamos a través de ese instrumento. Y es que, lo que más me llamó a atención, es que niños entre los que la media de edad no supera ni de lejos los diez años, cantasen al unísono canciones como Canción de Cuna para un Gobernante o el Lobito bueno. He pensado varias veces en explicarles el significado verdadero de esas canciones, lo que supusieron en su época, y el porqué de rescatarlas el sábado pasado, o el otro o el de más allá. Libertad, esos cantos que suenan mudos, pero que no debemos olvidar, y que fueron parte viva de la historia no tan lejana de nuestro país.  Y es que en coyunturas como la de estos días, merece la pena recordarlo.
Retomando un poco lo que contaba, la guitarra se convierte en un vehículo de transmisión de este saber, porque en algún rinconcito de sus jóvenes cabezas quedará ese recuerdo, o esa melodía que tanto repitieron y se esforzaron por seguir. También transmisión de fe, y es que la Iglesia tendría que hacerle un monumento, por el amplísimo legado que ha constituido.
Además de todo esto, es maravilloso el poder que tiene este instrumento para captar los sentimientos de la gente. Pues bien, también el sábado pasado llegó una señora ya mayor, preguntándonos si podía aprender con nosotros. Y es que a sus cerca de sesenta avanzados, nos decía que tras al muerte de su padre, músico de profesión, le había entrado de pronto esa ilusión por aprender, por mantenerle vivo de alguna manera con su música. Lo más llamativo no es esta historia, sino el hecho de que alguién por ahí tiene prácticamente la misma situación. Porque a través de este vehículo de sensaciones, la música siempre será música, expresión del alma, de lo bueno y de lo malo, pero expresión a final de cuentas.
Para mi, la guitarra significa familia, pueblo, coro, fiestas, vía de escape, descanso, fe... porque cómo decía el Juan Pablo II, "quién canta, reza dos veces"
No me quiero dejar a los que hay detrás de esa guitarra, amigos, familia que han sabido mantener y perpetuar este saber, esta música, esta banda sonora de nuestro país.

Y para ti, ¿qué es la música?

Á

Pd.: segunda entrada sin foto. Me resulta muy raro. No pongo ninguna porque casualment me he dado cuenta de que no tengo ninguna foto de guitarras. Ya haré sesión!

3 comentarios:

  1. =)ya sabes que para mi la música es parte de mi persona, es el ritmo que sigue mi corazón, es la expresión de mi ser.Es el sonido de mi personalidad.Y es que solo cuando canto , bailo o simplemente oigo a mi padre tocar la guitarra (o a ti)es cuando verdaderamente me doy cuenta de como una simple melodía a ojos de cualquiera que sea un poco despistado puede parecer ,nada mas que eso,simple,pero que en mi crea un mundo de sensaciones .
    PD:gracias por nombrarme.

    ResponderEliminar
  2. Para mí, ya sabes, la guitarra es tener a mi padre cerca.

    Gracias por enseñarnos.

    ResponderEliminar